Met Gala 2018

El Met Gala se realiza en el Museo Metropolitano de New York. La relación entre moda y religión han hilvanado el código de vestimenta de la Met Gala 2018.Los que han tenido la suerte de encontrarse en la lista de invitados (como Grimes y Elon Musk, pareja sorpresa de la noche) no tienen que pagar nada por su entrada en la Gala del Met, pero diferente es el caso de los que sí tienen la oportunidad de asistir pero no se encuentran en la codiciada guest list. El precio por poder acceder a la noche más glamurosa del año es de 30.000 dólares, pero asciende hasta los 275.000 por tener un lugar en una de las mesas. Aunque en la alfombra roja solamente presenciamos la llegada de las celebridades y diseñadores, casi los verdaderos protagonistas de la noche, el total de invitados ha ascendido a 600 personas. Aunque el desfile de celebrities sobre la alfombra roja con sus looks espectaculares es lo que más llama la atención, lo cierto es que la gala no se limita a eso. Tras hacer su paso por el photocall, los invitados pueden disfrutar de la exposición que cada año se organiza, para pasar después a una cena.

Rihanna Met Gala 2018

© GETTY IMAGES, Rihanna.

Rihanna causa sensación cada vez que aparece en la alfombra roja, sobre todo si se trata de la Gala MET. La cantante de Barbados echa el resto para estar siempre entre los looks más comentados y en la edición 2018 de la Gala MET no se ha quedado atrás. La cantante apostó por un traje provisto de perlas, inspirado en la realeza del Renacimiento. Además lleva un tocado utilizado por personas  con dignidad episcopal cubren su cabeza durante los oficios litúrgicos.

 

[Foto; Pinterest, Blake Lively, Met Gala 2018]
Blake Lively año tras año ha ido recreándose en ese estilo del “ladylike” reinventado que en noches de eventos juega con los límites de la sensualidad. Un look que, en realidad, se antoja bastante adecuado para la temática de la Gala Met 2018:  Blake Lively ha llevado un estilismo que no podía ser otra cosa que puro Blake y que, además, deja de regalo reminiscencias tanto renacentistas como barrocas.

El vestido creado por Versace está compuesto de una gran falda tubular que da paso a una sobrefalda con cola en color burdeos con bordados dorados y un estrecho corpiño dorado cuajado de pedrería multicolor; tonos asociados antiguamente a la riqueza. Pero los colores propios de la época bizantina no son la única referencia al imaginario católico, que remataba las joyas de Lorraine Schwartz y los zapatos de Christian Louboutin. No, se trata de algo más sutil pero de gran importancia, y es el halo a medio camino entre el Renacimiento y el Barroco que desprenden las formas de la prenda. La mejor de Met Gala sin duda alguna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s